Consejos para el baño de tu bebé

Consejos para el baño de tu bebé : Es lógico que muchos padres primerizos tengan varias dudas sobre cómo bañar a su bebé, razón por la cual aquí te daremos una serie de consejos útiles para que no tengas problemas con el aseo de tu hijo.

Consejos para el baño de tu bebé
Consejos para el baño de tu bebé

¿Cuándo hay que bañar al bebé por primera vez?

Esta es la primera gran duda que muchos padres tienen. A algunos recién nacidos se les da su primer baño después de su nacimiento, pero hay comadronas – profesionales de la salud que brindan atención básica y de emergencia a madres y bebés – que no lo aconsejan si el niño tiene unto sebáceo, ya que posee propiedades que protegen la piel.

En lo que respecta al hogar, todos los especialistas coinciden en que hay que esperar a que se haya caído el ombligo y esté completamente curado para minimizar el riesgo de proliferación de gérmenes en la herida, lo cual puede provocar infecciones.
Es de gran ayuda que en ese momento estén los dos padres para que puedan ayudarse mutuamente en la tarea. Si tienes muchas dudas sobre el baño, es recomendable recurrir a una comadrona ya que puede simplificar el aseo.

¿Con qué frecuencia hay que bañar a los bebés?

Los pediatras aconsejan dar uno o dos baños por semana, al menos durante las primeras semanas de vida. En la mayoría de los casos no es necesario utilizar productos de baño, simplemente basta con usar una manopla húmeda y caliente.

En los primeros meses no hace falta un aseo constante porque el niño no se ensucia demasiado, solo debes estar atento al pañal y a la leche. Cuando empiecen a gatear, será indispensable incrementar la frecuencia de la higiene.  

¿Es mejor de día o de noche?

En este punto, el principal consejo es que optes por un momento del día en el que estés tranquilo, aunque en invierno por las noches puede ser contraproducente por las bajas temperaturas. Ten presente que es importante que estés relajado para que el niño se sienta a gusto en la bañera. 

Por último, si el baño es después de comer, espera un tiempo hasta que el bebé haga la digestión para evitar inconvenientes. 

¿Dónde bañar al bebé?

¿Bañera?, ¿Cubo bañera?, ¿Lavabo?. La realidad es que puedes optar por cualquiera, priorizando siempre la seguridad y comodidad del bebé. Muchos pediatras y comadronas aconsejan probar todas las opciones hasta que encuentres el sitio propicio para el aseo.

Independientemente de dónde bañes al recién nacido, deberás tenerlo siempre vigilado para evitar cualquier accidente. Por último, es recomendable que el agua no esté demasiado caliente para que el niño no se queme. 

¿Qué necesitas para bañar a tu bebe?

Para bañar a tu bebé necesitas, principalmente, las siguientes cosas:

  • Jabón y champú: en el caso de los recién nacidos, puedes prescindir de ambos porque solo debes limpiarlo con agua. Cuando el bebé sea más grande, ya es necesario que utilices jabón y champú. Deben ser suaves porque su piel es hasta cinco veces más sensible que la de los adultos. Estos productos, además, no tienen que estar perfumados para que no le irriten los ojos.
  • Manoplas y toallas: accesorios indispensables para el baño de tu bebé. Te aconsejamos que optes por productos diseñados especialmente para los niños.
  • Termómetro para la bañera: en los primeros baños, no es sencillo dar con la temperatura ideal del agua, que debe ser de entre 35°C y 37°C. Contar con un termómetro te va a facilitar mucho la tarea.
  • Juguetes: muchos niños son reacios a bañarse, por lo que comprar juguetes será de gran ayuda para que se queden tranquilos y los puedas limpiar sin problemas.

Paso a paso: cómo bañar a tu bebé

Teniendo en cuenta todos estos aspectos, es momento de bañar a tu bebé, consejos para el baño de tu bebé:

1- Prepara todo lo necesario para el baño: manoplas, toallas, champú, jabón y el agua a la temperatura acorde. Si el niño ya tiene pelo, necesitarás también un cepillo.

2- Calienta previamente la zona del cambiador. Ten siempre presente que los cambios bruscos son perjudiciales para la salud del bebé.

3- Desliza al bebé lentamente por el agua para que no se asuste. Puedes cantarle o juguetear para que estén tranquilos y relajados. 

4- Limpia suavemente al bebé con una manopla. No te olvides de los pliegues de la piel y demás zonas de difícil acceso (los dedos de los pies, detrás de las orejas, arrugas del cuello).

5- Una vez que has terminado de bañar al niño, lo secas lo mejor que puedas. No frotes porque puede ocasionar irritaciones o infecciones en la piel de los pliegues.

Ten presente que el baño debe durar entre 5 y 10 minutos para que el agua no se enfríe demasiado. Siempre recuerda que los cambios bruscos de temperatura pueden ocasionar problemas de salud a los recién nacidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
Tienes las REBAJAS disponibles en la tienda online Ver